Una historia (¿de amor?) en una caja negra 

La más reciente película del realizador Kiki Álvarez nos muestra los primeros años del triunfo revolucionario cubano en enero de 1959, como analogía de una historia de amor. 

por Yoel Rodriguez Tejeda

El ser humano guarda cierta debilidad ante las historias de amor, no importa cómo se narren o cómo se vivan. Esas historias quedan grabadas en las personas, que incluso las asumen como si fuesen vivencias personales. 

En su más reciente filme La caja negra, Kiki Álvarez aprovecha ese ardid al contar dos historias paralelas: Elsita, al morir su abuela —a quien le debe el nombre— comienza a leer su diario y va descubriendo el amor vivido por su abuela con quien fuera su primer esposo, allá por el año 1959. Se va contando entonces la historia de Elsa, quien durante el primer año del triunfo de la Revolución va viviendo este nuevo proceso a la par de una intensa relación amorosa con Saúl, su prometido en ese entonces. 

Como casi toda historia de amor que se respete, esta inicia con un beso, justo el primero de enero de 1959 en medio de las fiestas de año nuevo, cuando se anuncia la victoria de los rebeldes en la Sierra Maestra y se confirma la salida del poder del entonces presidente Fulgencio Batista, todo un despertar de emociones para la entonces joven Elsa, quien comenzaba a vivir una nueva vida nublada por el entusiasmo de aquel primer beso, tan carnal como metafórico. Kiki se vale de recursos del cine documental para rememorar aquellos momentos desde enero de 1959 hasta el fatal incidente de la explosión del vapor La Coubre en marzo de 1960, momento clave en la historia nacional y, por supuesto, en la vida de la entonces joven Elsa. 

El guion, a cargo del propio Kiki y de Liana Domínguez permite, con pocos y eficientes recursos, trasladarnos a esa turbulenta realidad, contada desde la voz de Elsita, protagonizada por Anel Perdomo, quien, más que leer el diario revive cada momento con la misma incertidumbre que su abuela experimentó aquellos históricos sucesos. 

Así es la historia, que nunca se nos presenta como una verdad absoluta porque como la sociedad, se encuentra en constante cambio y todo pasa según el visor desde el que se mire, sea el de Elsa, —una generación que vivió y cuenta lo sucedido en el momento—, o el de la nieta, otra generación que, claro está, comienza a entender un poco mejor lo sucedido desde una arista novedosa y de primera mano. 

Los recortes de la prensa y fragmentos de materiales fílmicos del Instituto Cubano del Arte e Industria Cinematográficos (Icaic) ubican al espectador en contexto a través del relato lineal donde se suceden imágenes narradas por la joven protagonista, expectante en todo momento ante toda la avalancha de información que la invade mediante la lectura del diario de Elsa.  

El relato sobre esos primeros meses posteriores a marzo de 1960 resultan un resumen bien detallado de lo que se sucedería después: nacionalizaciones, reacciones del gobierno estadounidense, atentados terroristas, movilizaciones masivas del pueblo, rechazo a las medidas de la Revolución, apoyo popular incondicional, “Fidel, Fidel, Fidel…” 

“La Caja Negra” se exhibirá el miércoles 28 de febrero en la apertura del 15th Minnesota Cuban Film Festival, en THE MAIN CINEMA, 115 SE Main St. Minneapolis 


Para más información:

Trailer: https://vimeo.com/909469555?share=copy 

SPONSORED

Share the Post:

Fresh articles

A Week in Review: Edition 302

This week’s edition covers stories from March 28th to April 3rd, 2024. Today’s issue is 678 words, a 5-minute read. Hello, friends. It’s Ebe. I hope you’ve

Read More